Se esperan temperaturas medias para la región central y más cálidas en la Patagonia

Durante abril, bajo el dominio de “aire cálido y húmedo”, se registraron dos sistemas que provocaron fuertes temporales.

El final del otoño y el comienzo del invierno no sorprenderá al Área Metropolitana de Buenos Aires que, como el resto de la región central del país, tendrá temperaturas “cercanas a los valores normales” que se ubican entre los 8 y los 12 grados, según el informe trimestral difundido este martes por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) que además indicó que en la Patagonia las marcas térmicas podrán superar el promedio.

En la franja central de la Argentina, en la que se encuentra el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), Córdoba, La Pampa, Mendoza, Buenos Aires, se avecina “un trimestre normal y típico” es decir que rondarán las marcas térmicas promedio para esta época del año que se ubican entre los 8 y los 12 grados.

En la ciudad de Buenos Aires, las marcas térmicas promedio para el mes de mayo son de 11 grados de mínima y 19 de máxima; mientras que las de junio son 8 y 16, y las de julio, el mes que según las estadísticas tiene las temperaturas más bajas, rondan entre los 7 y 15 grados.

Estos datos toman mayor relevancia al considerar las experiencias del aumento de casos de coronavirus ocurridos a partir de las situaciones invernales, que los expertos adjudican -principalmente- a que las personas permanecen más tiempo en espacios cerrados y que, debido a esas bajas temperaturas y una humedad extrema, promueven que el virus infeccioso permanezca estable en los ambientes por más tiempo.

— Ministerio de Salud de la Nación (@msalnacion) May 3, 2021

En cuanto a las precipitaciones, para el norte del Litoral y este de Buenos Aires el SMN espera mayores probabilidades “de registrar un trimestre normal a más seco de lo normal”, mientras que en las provincias del norte y centro, sur del Litoral, Mendoza y sur de la Patagonia “un trimestre con lluvias dentro del rango normal es más probable”, apuntaron.

La Patagonia argentina “no tendrá un invierno tan crudo como el habitual” ya que “es más probable que las temperaturas sean superiores a las normales”, dijo en diálogo con Télam, Cindy Fernández, meteoróloga del organismo, aunque remarcó que “eso no quiere decir que no va a hacer frío”.

En este sentido recordó que en la región, las temperaturas “típicas hacia finales del otoño” se ubican “entre los 2 y los 8 grados” centígrados de promedio, y destacó que el informe trimestral del SMN no precisa “qué tan diferente será la temperatura” sino que estima “la probabilidad de que sea normal, inferior o superior”.

Asimismo, también se informó que el centro y norte de la Patagonia presentará un trimestre un poco más seco que lo habitual ya que “es probable que las precipitaciones estén por debajo de lo normal”, explicó Fernández.

Respecto al Noroeste Argentino, la tendencia es de un trimestre “entre normal a más lluvioso de lo normal”, según precisó el SMN en su informe, y remarcó que “sobre el centro-oeste del NOA y norte de Cuyo no se suministra pronóstico de precipitaciones por ser Estación Seca”.

“El tercer abril más cálido”

El SMN destacó que el pasado mes de abril fue más cálido que lo habitual, condición que se extendió a todo el territorio nacional, ubicándolo como el tercer abril más cálido desde que se tienen registros meteorológicos completos, que datan de 1961.

“El mes estuvo dominado por un patrón de circulación semiestacionario que favoreció a condiciones de bloqueo y que afectó a todo el hemisferio sur”, precisó el organismo, y remarcó que en Argentina, “generó la persistencia de temperaturas más cálidas que lo normal, junto al continuo ingreso de humedad, especialmente en la zona central y el norte de Patagonia”.

En este sentido, el informe precisó que “los desvíos positivos de temperatura más significativos se registraron sobre el centro y sur de Buenos Aires, y el norte y noreste de Patagonia”.

En el transcurso del mes se batieron tres récords históricos de “temperatura mínima más elevada”, que ocurrieron en las localidades de Río Colorado, con 20.8 grados registrados el 6 de abril; Esquel, con 15 grados el 12, y en el primer día del mes la ciudad de Bariloche registró 13.2 grados.

En cuanto a las precipitaciones, gran parte de la zona central estuvo afectada por excesos, mientras que en “el extremo noreste de Argentina y el oeste y sur de Patagonia predominaron las lluvias deficitarias”.

Durante el transcurso del mes, y “bajo el dominio de aire cálido y húmedo”, se registraron dos sistemas que provocaron fuertes temporales de lluvias, tormentas, granizo de gran tamaño y fuertes ráfagas de viento en distintos sectores del país.

El primer evento tuvo lugar entre los días 7 y 10 de abril, en el sur del Litoral, provincia de Santa Fe, este de Córdoba, oeste de Buenos Aires y este de La Pampa, con lluvias que superaron los 100 milímetros en varias localidades e incluso algunas con reportes superiores a los 200.

El segundo episodio de lluvias extremas se registró entre el 20 y 23 de abril en el centro de Mendoza, este de Neuquén, centro y este de Río Negro, noreste de Chubut, noreste de La Pampa y centro de Santa Fe.

Por último, el SMN recordó que a comienzos del mes “se reportó un tornado de gran dimensión cerca de la ciudad de Malargüe, al sur de Mendoza, que afortunadamente no produjo daños”.

Fuente: telam.com.ar,

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS