La disputa entre Ciudad y Nación llega a su fin: en las próximas horas la Corte Suprema daría a conocer su postura

El 15 de abril el presidente Alberto Fernández anunciaba desde la Quinta de Olivos nuevas medidas para frenar la curva de contagios que se disparó por la segunda ola del coronavirus, entre ellas la suspensión de clases presenciales en Ciudad de Buenos Aires y el gran Buenos Aires. El Gobierno porteño se sorprendió con este anuncio que, según manifestaron, no fue consensuado y de inmediato salió a rechazar la disposición. Al día siguiente, el reclamo se hizo oficial con la presentación de un reclamo ante la Corte Suprema para que declare inconstitucional el DNU. Hoy, 18 días después, se conocería el fallo del máximo tribunal. 

Este lunes, fuentes cercanas a la Corte, adelantaron que el Tribunal Supremo fallaría en favor de la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires, por lo que podría avanzar en el dictado de las clases presenciales según los criterios que dispuso Horacio Rodríguez Larreta esta semana. De acuerdo a las previsiones, la resolución sería por unanimidad y la jueza Elena Highton de Nolasco se abstendría. La magistrada se mantendría al margen tal como había adelantado semanas atrás cuando rechazó que la Corte trate el reclamo porteño. 

Sin embargo, el resto de los integrantes del máximo escalón del Poder Judicial ya tomó una decisión que podría oficializarse este martes, día en que se publican los acuerdos semanales. Ayer, los jueces Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti presentaron ante la Secretaría de Juicios Originarios del Tribunal un voto común sobre el reclamo porteño. En tanto que el presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, como el juez Ricardo Lorenzetti presentaron sus votos aparte. 

Los cuatro cortesanos plantearían argumentos variantes pero en una misma dirección, reafirmar la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires sobre la educación y que el DNU nacional no está fundado para ir contra estas facultades. El escrito plantearía algo similar a lo que dictaminó el procurador general de la Nación, Eduardo Casal, aunque su pronunciamiento no es vinculante.

“Considero que los argumentos expuestos en la norma impugnada no alcanzan para fundar un estado de necesidad que permita legitimar la suspensión de la concurrencia a los establecimientos educativos en todos sus niveles”, manifestó el descargo del procurador interino la última semana. 

Además de brindar posiciones en defensa de la autonomía de la Capital Federal, se espera que el fallo brinde los alcances de esas facultades y marque una hoja de ruta a seguir durante las próximas semanas. Tras varios idas y vueltas con múltiples fallos de distintas cámaras por la presentación de recursos por parte de padres y ONG’s, la Corte Suprema tendrá la palabra final con un fallo clave para decidir qué pasará con los alumnos que quedaron en medio de un tironeo político entre Nación y Ciudad.

Fuente: elintransigente.com,

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS