Un diputado oficialista defendió el Impuesto a las Ganancias para sociedades y lo consideró un tributo «progresivo»

Marcelo Casaretto, diputado del Frente de Todos, defendió el proyecto de Impuesto a las Ganancias para sociedades que envió el gobierno nacional al Congreso, frente a las fuertes críticas de representantes de grandes empresas y de la oposición. El dirigente oficialista consideró que se trata de un tributo «progresivo» y crítico la reforma tributaria llevada adelante por Mauricio Macri.

Casaretto dijo en una entrevista con la agencia NA que este proyecto beneficia al 90% de las empresas y solo perjudica a los sectores más concentrados del capital. También señaló que la reforma está pensada para «compensar el costo fiscal» que implican los beneficios en el Impuesto a las Ganancias para trabajadores y jubilados, aprobados el mes pasado.

«Nosotros estamos pensando que esta reforma de Ganancias en sociedades tiene que compensar la inversión fiscal que hicimos en la rebaja de Ganancias en trabajadores y jubilados, y el impacto fiscal que tiene sobre coparticipación a provincias y municipios», explicó el diputado oficialista. El proyecto al que se refiere fue aprobado por unanimidad en la Cámara de Diputados, y prácticamente con unanimidad en el Senado.

En cuanto a este nuevo proyecto que trata la reforma del Impuesto a las Ganancias para las sociedades, el mismo tiene previsto imponer una rebaja en la carga tributaria para 9 de cada 10 empresas. La iniciativa establece nuevas alícuotas marginales escalonadas con tres segmentos en función del nivel de ganancias neta imponible acumulada.

Casaretto manifestó que estos cambios son «progresivos en la distribución del ingreso», y criticó la reforma tributaria que aprobó en 2017 el gobierno de Macri: «Fue de una responsabilidad total e implicó un endeudamiento masivo del Estado. El esquema que propuso Macri fue bajar el impuesto a los sectores más poderosos y aumentárselo a los sectores más vulnerables».

«Incorporó más de un millón de trabajadores y jubilados para Ganancias, y asumió una baja gradual para sociedades, aún para las que más ganan. Fue una decisión totalmente regresiva en la distribución del ingreso, similar a la que tomó Donald Trump en Estados Unidos sobre la base de que había que liberar de Ganancias a los que tenían grandes capitales porque al acumular, ellos iban a invertir más y generar riquezas, pero la fugaron y la lluvia de inversiones nunca llegó», completó.

Fuente: elintransigente.com,

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS