Tras la polémica, Boudou dio una clase de lawfare en la UBA: las principales definiciones del exvicepresidente

Mientras cumple la prisión domiciliaria tras su condena por el caso Ciccone, Amado Boudou participó este lunes de un seminario virtual organizado por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), en donde el tema principal era el lawfare. En este sentido, el exvicepresidente de la Nación criticó tanto a la persecución judicial como a los medios de comunicación, el Poder Judicial y la gestión macrista. Asimismo, defendió a la actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

La invitación a Boudou la realizaron los docentes Gustavo Bulla y Daniel Rosso, a cargo del seminario “El Periodismo Argentina en su Laberinto. Guerra jurídica y mediática, noticias falsas, operaciones políticas y otras delicias de la independencia”, correspondiente a la carrera Ciencias de la Comunicación. En este marco, el condenado exvicepresidente planteó: “En un país en donde la principal perseguida del lawfare es la vicepresidenta (Cristina Kirchner), la democracia no tiene destino”.

“¿De qué estamos hablando cuando hablamos de lawfare? Podemos hablar de jueces que condenan a los que no tienen que condenar, o medios que publican noticias falsas y esconden noticias importantes. Yo creo que hablamos de la democracia condicionada”, consideró. Y sostuvo: “En la Argentina, los tribunales se han convertido en parodias”, ya que “son lugares en los que se parodia una sentencia jurídica que convalida una sentencia mediática”.

“La sentencia ya está dictada, ya está escrita”, insistió Boudou, al tiempo que remarcó que el lawfare, que el kirchnerismo le atribuye a la anterior gestión de Mauricio Macri, “es un dispositivo disciplinario”. Con respecto a ello, acusó al macrismo de operar una “mesa judicial” que funcionaba “en el despacho del ministro de Justicia”, que en ese momento era Germán Garavano.

Luego, se refirió a su situación personal, al señalar que “el juicio de Ciccone empezó sin que siquiera llegara el expediente, porque había que hacerlo rápido en tiempos electorales”. “(El camarista Pablo) Bertuzzi dictaminó que los acusados podían no estar presentes en todas las audiencias. A los pocos días me detuvieron en otra causa, entonces me llegó una orden del señor Bertuzzi para que sea obligatorio ir a todas. Eso era recrear el escenario del castigo-espectáculo cada semana Bertuzzi cobró con el cargo de camarista federal”, dijo sobre su detención en 2017. Vale recordar que actualmente está cumpliendo prisión domiciliaria en su domicilio del partido bonaerense de Avellaneda.

“A partir del neoliberalismo, aparece la sociedad del espectáculo, que tiene mucho de la sociedad disciplinaria, de la sociedad del control, pero también vuelve la sombría fiesta punitiva. A eso se refirieron en la Argentina las prisiones preventivas los chalecos y los cascos. ¿Qué sentido tenía irme a sacar de mi casa a las seis de la mañana con chaleco y casco? Me hubieran llamado por teléfono e iba tranquilo”, cuestionó Boudou.

La presencia del exfuncionario nacional en este encuentro había sido cuestionada durante el último mes por estudiantes, egresados y profesores de la misma casa de altos estudios. En este marco, juntaron casi 54.000 firmas virtuales en repudio a la clase que finalmente brindó este lunes Boudou.

“Los abajo firmantes (…) lamentamos profundamente que una de las Facultades que componen nuestra prestigiosa Universidad brinde su tribuna a una persona que ha sido condenada por los delitos de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública en todas las instancias hasta llegar a la propia Corte Suprema de la Nación, a una pena de cinco años y diez meses de prisión”, iniciaba la carta abierta para que –según se titulaba– “no se permita a Boudou ser profesor en la UBA”.

Fuente: elintransigente.com,

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS