¿Corre la falta?: qué pasará con los alumnos que no vayan al colegio en la Ciudad de Buenos Aires

A partir de este lunes inicia un nuevo periodo de clases virtuales en el Área Metropolitana de Buenos Aires, pero en la Ciudad de Buenos Aires volvieron a resistirse a esa decisión y definieron que mantendrán abiertas las aulas del nivel inicial y primario, mientras que la secundaria será alternada con clases remotas. Sin embargo, algunos padres porteños se niegan a enviar a sus hijos a la escuela por temor a contraer coronavirus y denuncian que se les contabiliza la falta a pesar de que la Justicia dictaminó lo contrario.

«Al día de hoy hay una medida cautelar en la que el Gobierno de la Ciudad no puede contabilizar las faltas y debe garantizar la educación virtual», indicó el abogado Hernán Mirasole de la Asociación Nace un Derecho en diálogo con Radio 10. Además, insistió en la necesidad de transmitirle «tranquilidad a la gente» frente a un escenario de incertidumbre: «Es insólita está situación, genera mucha angustia, la gente la esta pasando mal y prefiere esperar y educarse desde su casa», dijo.

Hace dos semanas, cuando se anunciaron las primeras restricciones, el juez Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo porteño, Guillermo Scheibler determinó que la Ciudad se debía abstener de «computar las faltas y/o quita de vacantes de los alumnos cuyos padres resolvieran la no concurrencia de sus hijos a las escuelas hasta que no quede saldado el conflicto judicial», es decir, la resolución de fondo de la Corte Suprema de Justicia que aún sigue pendiente. Por lo tanto, habilitó a que la decisión quede en cada familia.

A pesar de esto, la última semana se filtró una captura de un supuesto mensaje de un supuesto mail de la Supervisión del Distrito Escolar 10 donde le pedían a los docentes enviar los nombres de los padres que se negaron a enviar a sus hijos. Frente a este escenario y el supuesto incumplimiento por parte de las autoridades porteñas, el juez Scheibler ultimó a CABA a brindar información al respecto y podría aplicarle sanciones de hasta 50 mil pesos diarios a la ministra de Educación capitalina, Soledad Acuña.

Por otro lado, desde las distintas organizaciones y agrupaciones de padres sostienen que en problema no solo recae sobre el conteo de faltas sino que desde las escuelas no habilitan el ingreso a las clases virtuales para que los alumnos que no van a las aulas continúe el desarrollo académico desde su casa. «Las escuelas deben garantizar la continuidad pedagógica», manifestó en las últimas horas el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien advirtió que elevó un escrito a CABA para resolver este conflicto.

Fuente: elintransigente.com,

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS