Soledad Acuña: “A Alberto Fernández le resultaba un costo menor cerrar las escuelas que discutir con los sindicatos”

Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, dialogó este lunes con Luis Novaresio en A24 y analizó la decisión de Alberto Fernández de suspender las clases presenciales en el AMBA por dos semanas: “Me parece que le resultaba un costo menor cerrar las escuelas que tener discusiones con otros actores de la política, como pueden ser los sindicatos, o actores de la economía”.

“Entonces, como hicimos el año pasado, cerramos las escuelas. Pero los que se quejaron fueron los chicos y las familias que, aunque estuviesen en contra, veían la necesidad de sus hijos y dijeron basta. Esta vez el costo resultó más alto de lo que preveían”, afirmó. A su vez, expresó que cree que Alberto Fernández “se asustó con los datos generales” sobre la pandemia.

En el mismo sentido, Acuña continuó criticando a Alberto Fernández: “Nosotros miramos y tomamos decisiones por la unidad geográfica que es la Ciudad, pero el presidente tomó decisiones creando una unidad geográfica nueva que no tiene justificativo funcional que es el AMBA. Compara la situación de la Ciudad y el Conurbano. En términos educativos, hay muchas diferencias”.

La funcionaria porteña dijo que el miércoles habían llegado a un acuerdo con Nicolás Trotta, Carla Vizzotti y los ministros de las provincias para que continúen las clases. Respecto al ministro de Educación de la Nación, declaró: “Al principio le debe haber sido difícil acomodarse. Habrá tenido que, primero, entender cuestiones propias de su espacio y gobierno”.

Respecto a la vuelta de las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires, afirmó: “Las clases a partir de hoy ya fueron definidas como presenciales. Todas las escuelas abrieron y casi el 60% pudo hacer una oferta presencial. A partir del martes el 100% tiene que hacerlo de manera presencial”. Respecto al fallo de la Justicia que le ordenó al gobierno porteño que garantice la educación virtual y no ponga faltas para quienes no quieran concurrir a las escuelas, manifestó: “Es un fallo en primera instancia. Nosotros estamos cumpliendo un fallo de la Cámara en segunda instancia”.

“No podemos hacer una educación a la carta, porque los que están en el medio son los chicos y tienen la angustia de no tener rutinas y no poder prever. Nosotros tenemos una figura que está prevista para los chicos de riesgo o que la familia convive con alguien de riesgo. Se pueden exceptuar y esos chicos tienen un acompañamiento y una continuidad pedagógica garantizada. Ahora, si cada familia va eligiendo cuál es la modalidad que le gusta, para un sistema educativo es muy difícil”, completó.

Fuente: elintransigente.com,

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS