Los motivos «reales» de las visitas de Mariano Borinsky a Mauricio Macri, según Graciana Peñafort

La directora de Asuntos Jurídicos del Senado de la Nación, Graciana Peñafort, utilizó su cuenta de Twitter para manifestarse sobre el «Operativo Olivos», una investigación periodística en la que se dieron cuenta de las visitas de periodistas, jueces y fiscales en la residencia presidencial de Olivos durante la gestión de Mauricio Macri. Uno de los funcionarios judiciales apuntados por la investigación es el juez de la Cámara de Casación Penal, Mariano Borinsky.

El propio camarista reconoció que la «relación» que lo unía a Macri «era el paddle». En la Quinta de Olivos, ambos lo jugaban. En un principio, allegados al juez de la Cámara de Casación Penal intentaron hacer trascender que las visitas de este al expresidente estaba relacionado «con la redacción de un proyecto de reforma del Código Penal que quería presentar ante el Congreso». Sin embargo, fue desmentido por el propio Borinsky. Este se habría reunido al menos 15 veces con el expresidente.

En esos partidos de «paddle», de acuerdo a la nota del secretario privado del exmandatario nacional, Darío Nieto, que compartió Peñafort en su posteo en su cuenta de Twitter. «Mira lo que decía Nieto sobre los ‘partidos de paddle’», expresó la directora de Asuntos Jurídicos del Senado de la Nación. En la imagen se nota que el secretario privado de Macri, Darío Nieto habría escrito que debía hablar con el juez de la Cámara de Casación Penal sobre «tema denuncia administrativo y penal».

Desde Juntos por el Cambio se desestimó la investigación periodística. Silvia Giacoppo, senadora nacional y miembro del Consejo de la Magistratura, indicó que «primero hay que preguntar cuáles fueron los motivos» de las reuniones entre el juez de la Cámara de Casación Penal y Macri. «Acá se trata de armar una campaña para poder justificar lo que no pueden justificar ante los avances de las causas judiciales», aseguró Giacoppo. «Los que tienen que rendir cuentas son los imputados con pruebas escandalosas de corrupción, los funcionarios del gobierno de Cristina Kirchner», indicó.

Waldo Wolff, por su parte, sostuvo que «se hicieron cientos de llamadas secretas que quedaron registradas en las antenas entre ellos la madrugada de la muerte de (Alberto) Nisman». «Incendiaron los registros de la casa rosada de esas fechas», continuó el diputado nacional en su cuenta de Twitter. «Pero todo lo que está registrado les llama la atención», ironizó. «Chequearon los registros oficiales de olivos 16 meses después de asumir. Y los publican como novedad. No se si darles un Pulitzer o un anti alucinógeno», indicó en otro posteo.

Fuente: elintransigente.com,

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS