Mapean las ‘superautopistas’ que usaban los primeros australianos

   MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) –

   Una red viaria usada por hasta 6,5 millones de aborigenes para moverse por Australia hace decenas de miles de años ha sido revelada con modelos sofisticados de humanos y paisajes del pasado.

   Los nuevos conocimientos sobre cómo las personas no solo sobrevivieron, sino que también prosperaron en entornos hostiles proporcionan una prueba más de la capacidad y resiliencia de los antepasados de los pueblos indígenas y ayudan a pintar una imagen de grupos grandes y bien organizados que navegan por terrenos difíciles.

   El poblamiento de Sahul, el megacontinente combinado que unió Australia con Nueva Guinea cuando los niveles del mar eran más bajos que en la actualidad, podría haberse consumado en tan solo 5.000 años en que la gente se trasladó desde el extremo noroeste hasta Tasmania en el sureste.

   Los modelos también predicen que la población total de Sahul podría haber alcanzado hasta 6,5 millones de personas, según los estudios dirigidos por investigadores del Centro de Excelencia del Consejo de Investigación de Australia para la Biodiversidad y el Patrimonio de Australia (CABAH).

   Muchas culturas aborígenes creen que siempre haabitaron las mismas tierras, mientras que otras tienen fuertes historias orales de seres ancestrales que llegan del norte. Si bien hay muchas hipótesis sobre dónde, cómo y cuándo los indígenas australianos se establecieron por primera vez en Sahul, la evidencia arqueológica es escasa.

   Ahora, un grupo de expertos multidisciplinarios ha colaborado para investigar estas preguntas utilizando técnicas de modelado de vanguardia, con hallazgos publicados en dos artículos complementarios en Nature Communications y Nature Human Behavior.

   Los datos del mundo real sobre la dispersión de personas a larga distancia, la supervivencia humana, las tasas de fertilidad y la posibilidad de desastres naturales se utilizaron en combinación con los principios de la ecología y el comportamiento humanos y con datos antropológicos, ecológicos y ambientales para modelar el poblamiento de Sahul, en el estudio publicado en Nature Communications dirigido por el profesor Corey Bradshaw, investigador jefe de CABAH en la Universidad de Flinders.

   Los datos del supercontinente de 10 millones de kilómetros cuadrados se utilizaron para desarrollar un modelo de simulación y ejecutar más de 120 escenarios para predecir el tamaño de la población y la tasa de crecimiento.

   El mayor apoyo se encontró para la llegada de personas hace 50.000 o 75.000 años, con la tasa de establecimiento promedio de 1 kilómetro por año que surge del modelo dando lugar a una población máxima de hasta 6,5 millones de personas.

   “Guiados por el conocimiento indígena, estamos llegando a apreciar la complejidad, la destreza, la capacidad y la resistencia de los antepasados de los pueblos indígenas en Australia”, dijo el profesor Bradshaw, citado por Phys.org.

   “Cuanto más miramos hacia el pasado profundo, más comprendemos que muchas personas han subestimado durante mucho tiempo el ingenio de estas culturas extraordinarias”.

   Para investigar las rutas de viaje a través de Sahul, un equipo internacional de arqueólogos, antropólogos, geógrafos, ecólogos, genetistas, geólogos e informáticos construyó el modelo de elevación digital más completo jamás construido para el continente, incluidas las áreas que ahora están bajo el agua.

   El modelo presentado en el artículo de Nature Human Behavior permitió a los investigadores comprender lo que la gente primitiva habría visto: características terrestres particularmente prominentes dentro de un paisaje relativamente plano.

   También se incluyeron otros factores, incluida la capacidad fisiológica de las personas, la dificultad del terreno y la disponibilidad de agua.

   “Si se trata de un paisaje nuevo y no tenemos un mapa, vamos a querer saber cómo movernos de manera eficiente por un espacio, dónde encontrar agua y dónde acampar, y nos orientaremos en función de las altas puntos alrededor de las tierras “, dijo la autora principal, arqueóloga y científica social computacional Stefani Crabtree, investigadora asociada de CABAH, miembro del Instituto Santa Fe y profesora de la Universidad Estatal de Utah.

   Los científicos identificaron y probaron más de 125.000 millones de rutas posibles utilizando un análisis computacional riguroso en el proyecto de simulación de movimiento más grande jamás intentado, comparándolas con los sitios arqueológicos más antiguos conocidos para ayudar a distinguir las rutas más probables.

   Los patrones que surgieron formaron distintas “superautopistas” en todo el continente, así como rutas secundarias.

   Varias de las superautopistas identificadas se hacen eco de rutas comerciales aborígenes bien documentadas que atraviesan el país, incluido el comercio de tabaco nativo pituri desde Cape York hasta Australia Meridional a través de Birdsville, y el comercio de melo melo –un caracol de mar muy grande– de Kimberley hacia el centro de Australia.

Fuente: europapress.es,

Artículos Relacionados

ULTIMAS NOTICIAS